sábado, 13 de mayo de 2017

La bestia del cementerio.

Para los aficionados del horror, el término "Cementerio de Mascotas" designa no solo a una propiedad en la cual podemos enterrar a nuestros fallecidos amigos de cuatro patas, si no el libro de Stephen King, "Pet Semetary"; el cual fue adaptado como película en 1989.
En la historia de Stephen King, la familia Creed llega a habitar una casa en la localidad de Ludlow, Maine; cercana a un cementerio de mascotas que oculta un terrible secreto. Más allá del cementerio existe un campo sagrado de la tribu Micmac, el cual ha sido corrompido por un espíritu monstruoso conocido como el Wendigo.
En el libro, cualquier criatura humana o animal que sea enterrada en el campo Micmac regresa a los pocos días como un zombie corrupto y malvado. Conforme avanza la historia, no solo vemos al protagonista lidiar con su gato resucitado; si no que se nos cuentan las propiedades extrañas del cementerio, pues parece contar con una consciencia propia que atrae a los hombres a su perdición, similar al embrujo de Pennywise sobre Derry en otra de las obras de Stephen King.
Naturalmente, es una obra de ficción, pero muy pocas personas saben que el cementerio de mascotas cuenta con una contraparte en el mundo real. Y si bien no es tan horripilante o triste como la creada por King, tiene un cierto encanto sobrenatural...

En los bosques de Devonshire, Inglaterra, existe un cementerio de mascotas.
Es un sitio tranquilo y relativamente olvidado por la gente, donde desde hace décadas descansan los restos mortales de perros, gatos, conejos, hámsters y algunos animales un poco más exóticos.
Cabe mencionar que en las islas británicas son ilegales los conceptos de cementerios de mascotas, ya que un acta de protección ambiental emitida en 1990 convierte en crimen el enterrar cadáveres animales en tierras propiedad de la comisión forestal inglesa.
Aunado a eso, a inicios del 2001 las regiones rurales de Inglaterra se vieron afectadas por un brote de fiebre aftosa que acabó con un gran número de animales de granja. Para evitar la propagación de la enfermedad a la población humana, se prohibió el acceso al cementerio de mascotras de Devonshire, y cualquiera capturado cerca del área era aislado en cuarentena.
¿Pero qué tiene qué ver esto con la historia de King y lo sobrenatural?
Pues resulta que el cementerio de mascotas está embrujado.

El centro británico de Zoología Forteana ha catalogado decenas de reportes e historias de habitantes de Devonshire que han tenido encuentros con extrañas bestias alrededor del cementerio, seres que bien pueden ser descritos como 'animales fantasma'.
Además de reportes del perro negro espectral conocido en Inglaterra como el Black Shuck, existen relatos como el de una familia que viajaba en auto por las colinas durante una tarde de verano. Al pasar cerca del cementerio, vieron a un perro descrito como un Golden Retriever corriendo por el camino en dirección a ellos, y desmaterializándose justo cuando parecía que iban a chocar con él. Otro más trata de un sabueso, un Basset Hound rodeado por un aura de fatalidad y un aroma de putrefacción.

La Bestia Negra.
En ciertas ocasiones, las tumbas aparecen volteadas o dañadas, como si algún animal intentara excavar en busca de los cuerpos enterrados en el cementerio. Entre los pobladores de Devonshire se dice que esto es obra de una bestia oscura y de gran tamaño que ronda los bosques alrededor del cementerio.
Hace unos años, un policía identificado como 'John' tuvo un encuentro cercano con este ser mientras patrullaba en su vehículo por los estrechos caminos de terracería que dividen las colinas. Al pasar cerca del cementerio, el policía vio una criatura grande como un oso, que saltó de los árboles y corrió por el camino. En otra ocasión, el policía encontró al animal excavando una tumba en busca de huesos.
De manera similar, un trabajador de Devonshire dijo haber visto al ser poco tiempo después; describiéndolo como un oso con cola larga que podía trepar a los árboles con la misma facilidad que una ardilla. De acuerdo con él, se encontraba paseando a su perro entre las lápidas cuando se sintió observado. Unos minutos más tarde, vio como la bestia emergía de entre un área de matorrales a unos cincuenta metros de distancia. Temiendo por su vida y de su perro, el hombre echó a correr y desde entonces no volvió a caminar por el cementerio durante la noche.

Existe una teoría entre la policía y el gobierno de Devonshire que sostiene que el animal podría ser un glotón, pero esta suposición pierde toda validez al recordar que el glotón ha estado extinto en las Islas Británicas desde el final de la edad de hielo; hace unos diez mil años. Eso, y que no es tan grande como para ser comparado con un oso, mismos que también están extintos en las islas.
Durante toda la década de los noventa se sostuvo la idea de que podía haber una colonia de glotones viviendo en las colinas cerca de Devonshire, y que al ser omnívoros y de hábitos carroñeros; bien podrían estar rapiñando los cuerpos de mascotas que seguían siendo enterrados en el lugar.
¿Podrá ser la bestia negra un glotón o un animal exótico escapado, similar a la teoría de los grandes gatos británicos? ¿O hablamos de una bestia sobrenatural similar al Wendigo que acecha el camposanto Micmac en la novela de King?

lunes, 1 de mayo de 2017

Zozzaby - El payaso fantasma.

En diciembre del año 2002, los hermanos únicamente conocidos como Thomas y Aaron, de 13 y 10 años respectivamente; dormían en su habitación, en la ciudad inglesa de Liverpool.
Thomas dormía en la parte superior de la litera, mientras que Aaron dormía debajo. A eso de las tres de la mañana, ambos despertaron por el sonido inconfundible de una risa. Thomas describiría la risa como un 'eco'. 
Al abrir los ojos, ambos vieron algo que los marcaría de por vida: Ahí, de pie en la esquina más cercana a la puerta del dormitorio estaba un payaso. La figura, transparente y vestida con un traje abombado, un sombrero cónico y una gorguera con olanes; era indudablemente un payaso, o más bien el fantasma de un payaso.
Cual Tim Curry en la película 'It', el payaso espectral parecía estarse partiendo de la risa; apuntando a los niños con un dedo mientras se sujetaba el vientre con la otra mano. Su rostro era siniestro, no solo por el maquillaje, si no por una larga nariz puntiaguda y retorcida de color rojo, y un par de ojos huecos como los de un esqueleto. Alrededor del espíritu había un halo de un tenue color verde.

Aterrorizados, los chicos se percataron de que en la habitación olía a algo. Era un olor dulce y enfermizo. 
Thomas gritó para llamar a sus padres, pero nadie parecía escucharlos. Al darse cuenta de esto, el payaso se rió aún más fuerte y les hizo señas de que se acercaran. En ese momento, ambos muchachos decidieron salir huyendo. Se arriesgaron al pasar junto al payaso, y al hacerlo, este estalló en gritos y carcajadas más sonoras. 
Al llegar con sus padres y decirles lo que pasaba, estos fueron a la habitación pero no encontraron algo más que un olor dulzón, el mismo que los chicos decían haber olido anteriormente. Fue tanto el shock que los niños se negaron a dormir en su habitación por varias semanas.
La historia concluyó hasta fines de enero, cuando Adam, un primo de cuatro años de edad; se quedó a dormir en la casa. Naturalmente no se le mencionó nada del payaso.

Una mañana, Adam le mencionó a la madre de Thomas y Aaron que había estado hablando con un 'hombre gracioso' llamado Zozzaby. Adam, que era fanático del dibujo, incluso realizó un boceto con crayolas del hombre; el cual apareció en la misma habitación de los niños. El misterio se profundizó, pues al indagar con los dueños anteriores de la casa, uno de ellos le relató a la mujer una historia ocurrida en 1950.
En ella, un par de hermanos estaban durmiendo en el mismo cuarto cuando despertaron por el sonido de una carcajada hueca; encontrándose con que en la habitación había un payaso grotesco junto a la puerta, el cual les impedía salir corriendo de ahí.

Al indagar más, la mujer descubrió que en esa misma casa a comienzos del siglo XX había vivido un actor circense de nombre Freddy Zozzaby. El nombre, Zozzaby, era un derivado de la palabra checa 'zozabe', la cual significaba 'gran nariz'. 
¿Y cuál era el rasgo distintivo de Zozzaby? 
Una gran nariz de plástico.

Finalmente, una de las personas que vieron al payaso en 1950 encontró el significado del aroma al cabo de varios años. Al morir su padre, fue a visitar al embalsamador que se encargaría de preparar el cuerpo y ponerlo en un féretro abierto.
Y el olor era exactamente el que recordaba del encuentro con Zozzaby.
Fluido para embalsamar.

Gilles de Rais - El Satánico Mariscal.

Gilles de Rais (1405-1440)
Gilles de Montmorency-Laval, Barón de Rais, fue un caballero famoso en la Francia medieval por servir junto a Juana de Arco durante la renovación de la Guerra de los Cien Años contra Inglaterra. Pero no son sus actos militares los que lo tornaron una figura icónica, si no su relación con prácticas ocultistas y el asesinato de varios niños en los años posteriores de su vida.

Sus primeros años.
Vincent Cassel como Gilles de Ray en la película "Jeanne d'Arc".
A la edad de 11 años, Gilles de Rais (como se le conoce comúnmente) se volvió heredero de la fortuna más grande en Francia. A la edad de 16 aumentó todavía sus ingresos al casarse con la extremadamente rica Catherine de Thouars. A la edad de 20 años, sirvió junto a Juana de Arco como su teniente; peleando con tanto mérito que recibió el título de Mariscal de Francia por parte del rey Carlos VII.
Se dice que en su servicio junto a Juana de Arco, Gilles de Rais se enamoró de ella y se convirtió en su guardián y protector hasta que la joven terminó quemada en la hoguera en 1431. Con ello, de Rais creyó que todos sus años como cristiano devoto y al servicio de Dios fueron en vano; pues la misma doncella de Orléans fue traicionada por la iglesia.
Algunos historiadores insisten en que los actos que de Rais cometió posteriormente se deben a que eran su forma de desquitarse por la traición de Dios a Juana de Arco.

Así, para marzo de 1433, el cada vez más ermitaño de Rais decidió retirarse de la vida militar y las cortes europeas para perseguir sus propias metas; en concreto la construcción de 'La Capilla de los Santos Inocentes', donde él mismo oficiaba la misa en túnicas de diseño propio, así como la producción de un espectáculo teatral llamado 'Le Mistére du Siége d'Orléans'. 
La obra era un esfuerzo titánico para la época, con más de veinte mil líneas de diálogo y un elenco consistente de 140 actores principales y 400 extras. Para cuando comenzó la producción, de Rais ya se encontraba casi en bancarrota; por lo que vendió todas sus propiedades en Poitou y Maine, quedándose solo con dos castillos en Anjou: Champtocé-sur-Loire e Ingrandes. De todos sus ingresos, la mayoría fue designada a la producción de su obra; la cual se presentó por primera vez en Orléans en mayo de 1435. Se elaboraron seiscientos disfraces que solo se usarían una vez en cada obra; siendo realizados de nuevo en actos posteriores. También de Rais se encargó de costear cantidades ilimitadas de comida y bebida para los espectadores.

Desesperados por el despilfarro de de Rais, sus familiares se unieron en junio de ese año y escribieron una carta al Papa Eugenio IV para que renegara de la Capilla de los Santos Inocentes; pero el santo padre se negó a hacerlo. Fúricos, los familiares del Mariscal llevaron sus preocupaciones ante el rey de Francia, y el dos de julio se proclamó un edicto en Orléans, Tours, Angers, Pouzages y Champtocé-sur-Loire denunciando a Gilles de Rais como un despilfarrador y prohibiéndole el vender más propiedades; así como la proclamación de que ningún súbdito del rey Carlos VII debia realizar tratos con él y aquellos en control de los castillos propiedad de de Rais debían venderlos.
Pero decidido a lograr su cometido, de Rais vendió todos sus objetos de arte, manuscritos, libros y ropas para costear la obra. Para el momento en que abandonó Orléans a principios de septiembre de ese año, la ciudad estaba llena de objetos valiosos que el hombre se vió obligado a abandonar.

Gilles de Rais y el ocultismo.
En 1438, de Rais envió a un sacerdote de nombre Eustace Blanchet en busca de individuos que supieran de alquimia y convocación de demonios. Blanchet conoció al clérigo Francois Prelati en Florencia y lo invitó a servir a de Rais.
Tras comprar libros mágicos a un viajero bretón y revisar la biblioteca de Prelati, de Rais eligió realizar experimetnos con el fin de convertir materiales en oro para fundar sus empresas. Al poco tiempo, de Rais convirtió un ala de su castillo en una serie de enormes laboratorios de alquimia, lo que llamó la atención de hechiceros, nigromantes y alquimistas de toda Europa. Los fines de estos eran diversos, desde chantajear y sacarle oro a de Rais, hasta la obtención de respuestas en los tomos mágicos de Prelati y el deseo de realizar alquimia con el fin de lograr la ansiada transmutación.
Y aunque de Rais se reunió con decenas de magos y alquimistas en extensivas sesiones de trabajo, nunca se logró algo en concreto. De la alquimia pasó a la invocación de demonios, intentando invocar a uno llamado Barron; bajo la idea de que el demonio le ofreciera riquezas para continuar con su obra. 
Ningún demonio se manifestó tras varios intentos, por lo que el Mariscal terminó frustrado y Prelati le explicó que Barron requería un sacrificio sacrílego. En concreto, el sacrificio de un niño y la oferta de sus órganos en viales de cristal.

Los asesinatos.
Ilustración de los asesinatos.
Bajo las indicaciones de Prelati, de Rais decidió sacrificar a un niño.
El elegido fue un joven plebeyo de nombre Jeudon. Los primos de de Rais, Gilles de Sillé y Roger de Briquevile, le pidieron prestado al muchacho a su patrón, un peletero de nombre Guillaume Hilairet; bajo la excusa de que el chico llevara un mensaje.
Al no regresar, los dos nobles le contaron a Hilairet que el chico seguro debía haber sido secuestrado por asaltantes de caminos o tal vez acabó empleado en Tiffauges como un paje. En realidad, de Rais mató al niño y usó su sangre para escribir evocaciones y fórmulas arcanas. Y aunque Barron jamás apareció y los metales elegidos no se convirtieron en oro, Gilles de Rais se sintió realizado. 
Acababa de descubrir que le gustaba la tortura y el asesinato de niños.

Al poco tiempo, Gilles de Rais se mudó a Machecoul, donde de acuerdo con su confesión al ser capturado, sodomizó y mató a un gran número de niños; de los cuales solo se encontraron cuarenta cuerpos en Machecoul durante 1437.
De acuerdo con el autor Jean Benedetti, los asesinatos siempre se cometían con el mismo procedimiento. En la biografía que publicó en 1971, Benedetti escribe lo siguiente:

"El niño era mimado y vestido con las mejores ropas posibles. La noche comenzaba con un banquete y grandes cantidades de vino, el cual actuaba como estimulante. Después de eso, al niño se le conducía a una habitación a la que solo se le permitía el acceso a Gilles de Rais y su círculo de confidentes. Ahí, se le explicaba qué iba a pasar; y la impresión y el terror inmediato en la víctima eran un placer inicial para de Rais."

El sirviente personal de de Rais, conocido como Poitou, fue un cómplice y declaró que su amo desnudaba al niño y lo colgaba con cuerdas; entonces se masturbaba sobre el vientre del niño. Si la víctima era un muchacho, le tocaba los genitales y las nalgas. 
Después lo bajaba y le decía que todo era un juego, y que no pasaría nada. Entonces, de Rais mataba al niño por su cuenta propia u obligaba a su primo Gilles de Sillé, Poitou o a otro sirviente de nombre Henriet a hacerlo. Los métodos eran diversos: decapitación, degollamiento, desmembramiento o el romperle el cuello con una vara. En caso de cortarlo, se usaba una espada corta y de hoja gruesa conocida como 'braquemard'.
Poitou testificó que a veces, de Rais abusaba de los niños independientemente de su género antes de matarlos; e incluso llegaba a hacerlo luego de que la víctima había sido degollada o decapitada. De acuerdo a Poitou, de Rais encontraba un cruel placer sexual en penetrar los agujeros abiertos en la garganta o la base del cuello en lugar de usar los orificios naturales.

De Rais confesó que cuando mataba a los niños, los besaba y sostenía en lo alto las cabezas y extremidades para observarlas; mientras que ordenaba abrir los cuerpos en canal para deleitarse con la vista de los órganos internos. En otras ocasiones, se sentaba en los estómagos de los niños moribundos y reía con placer al ver como fallecían finalmente.
Poitou dijo que Henriet y él quemaron los cuerpos en la chimenea de la habitación de Gilles de Rais, y que las ropas de las víctimas eran incineradas para minimizar el olor de la carne achicharrada. Las cenizas eran arrojadas posteriormente a la fosa séptica del castillo, a un foso a sitios remotos.

La captura de De Rais.
El Arresto de Gilles de Rais.
El 15 de mayo de 1440, de Rais secuestró a un clérico durante un altercado en la iglesia de Saint-Étienne-de-Mer-Morte; lo que llevó a una investigación por parte del obispo de Nantes. En este proceso se descubrieron los crímenes, y el 29 de julio se publicó la investigación. Con ayuda del antiguo protector de de Rais, Juan VI, duque de Bretaña; el Mariscal y sus sirvientes Poitou y Henriet fueron arrestados el 15 de septiembre; tras una investigación secular paralela a la investigación del obispo de Nantes.
En la declaración de los cargos, el obispo escribió que no solo se le acusaba de matar, estrangular y masacrar niños inocentes; si no con los crímenes de invocación y pacto con demonios, sacrificios satánicos y herejía.
Los testimonios de testigos, incluído el de Etienne Corillaut, uno de sus sirvientes que lo acusó de matar hasta a 800 niños; alargaron el proceso de juicio hasta el 21 de octubre cuando de Rais admitió sus crímenes. La transcripción del juicio, así como el testimonio del Mariscal, fueron tan gráficos que los jueces franceses ordenaron que las peores partes se borraran de los registros.
Al final, el número de víctimas quedó como un dato apócrifo con estimados de entre 80 a 200, mientras que algunos conjeturaron una increíble cifra de 600; y la edad de las víctimas iba de seis a dieciocho años, siendo predominantemente del sexo masculino.

La ejecución.
La ejecución de Gilles de Rais.
Debido a su altísima posición en la corte de Francia, a Gilles de Rais se le dio la piedad de ser estrangulado antes de terminar en la hoguera. El 23 de octubre, se condenó a Poitou y Henriet a muerte; y al mismo Gilles de Rais el 25 de ese mes. 
La ejecución tuvo lugar el 26 de octubre. A las nueve de la mañana, de Rais y sus cómplices fueron conducidos en procesión al sitio de ejecución en la Ile de Biesse. Gilles habló con la multitud y exhortó a sus sirvientes a morir con valentía, pensando solo en la salvación. A las once de la mañana, se encendió la pira y de Rais fue colgado sobre ella para morir antes de quemarse. La cuerda que sostenía su cuerpo fue cortada y el cuerpo se precipitó a las llamas; siendo reclamado por cuatro mujeres que lo enterrarían después.
Henriet y Poitou fueron ejecutados de forma similar, aunque en su caso permitieron que los cuerpos quedaran reducidos a cenizas; las cuales fueron dispersadas al viento. Gilles de Rais fue enterrado en un cementerio carmelita, tras una ceremonia católica.
Prelati y los hechiceros satánicos involucrados con los rituales solo fueron condenados a unos cuantos meses en prisión por su parte en los asesinatos.

¿Culpable o inocente?
"The Forbidden Lecture, Gilles de Rais by Aleister Crowley".
Donde Crowley defiende a Gilles de Rais.
Pese a lo sórdido de sus crímenes, hay quienes sostienen que Gilles de Rais puede haber sido inocente, y toda la historia de los asesinatos y el satanismo fue obra de la iglesia católica o el gobierno francés; pues al morir el Mariscal todas sus tierras y propiedades restantes quedaron a cargo del duque de Bretaña, quien las dividió entre sus nobles.
A comienzos del siglo XX, el ocultista Aleister Crowley escribió un tratado para cuestionar las decisiones de las autoridades eclesiásticas y seculares en el caso de Gilles de Rais. La escritora y antropóloga Margaret Murray propagó, junto a Crowley, una hipótesis sobre que en realidad Gilles de Rais era un brujo y miembro de un culto a la fertilidad dedicada a la diosa pagana, Diana.
Otros historiadores descartan la teoría, describiendo a de Rais como un católico que descendió al crimen y la depravación por lo ocurrido con Juana de Arco.
En 1992, el masón Jean-Ives Goëau-Brissonniére, Gran Maestro de la Orden Masónica de Francia; organizó una 'corte' consistente de ex primer ministros franceses, miembros del parlamento y expertos de la UNESCO para re-examinar el material original y la evidencia del juicio medieval. Un equipo de escritores, abogados y políticos decidieron que de Rais no era culpable.
De acuerdo al escritor Gilbert Prouteau, la inocencia de de Rais era obvia, pues no se encontró a algún cuerpo en el castillo de Tiffauges y la supuesta evidencia fue sembrada por señores rivales para quitarle las tierras. 
Pese a ello, la historia continúa creyendo que de Rais fue culpable de sus crímenes; aunque no se haya determinado un motivo en concreto.

El fantasma de Stow Lake.

Stow Lake.
El Parque Golden Gate es un gran espacio abierto construido en la ciudad de San Francisco, California; el cual data de 1871 y cuenta con un tamaño de casi cinco kilómetros. Es extremadamente famoso, y es el quinto parque urbano más visitado en los Estados Unidos justo detrás del Central Park de Nueva York, el Lincoln Park de Chicago y los Parques Balboa y Mission Bay en San Diego.

Pero como ocurre con muchos de estos sitios (ya se ha hablado anteriormente de los eventos paranormales en Lincoln Park y el Zoológico de Chicago), el Parque Golden Gate es famoso por sus historias de actividad sobrenatural, en concreto las que involucran el espíritu de una mujer que perdió a su bebé y ronda desesperada por las inmediaciones del estanque conocido como Stow Lake.

La mujer 'brillante'.
El seis de enero de 1908, el diario San Francisco Chronicle publicó un reportaje sobre un misterioso suceso en el parque. Aparentemente, la policía de la ciudad detuvo a un hombre por conducir a exceso de velocidad, y la razón que obtuvieron del muy aterrorizado sujeto fue una historia que les heló la sangre.
De acuerdo con el hombre, se encontraba saliendo del parque en dirección a su vehículo cuando dijo haber encontrado a una figura que bloqueaba su camino en una de las veredas del parque. La describió como una horripilante mujer de blanco, que 'brillaba' y caminaba descalza. Y así, comenzó la leyenda del fantasma de Stow Lake; la cual ha existido en el folklore de San Francisco por más de un siglo, con muchos aventureros e incautos por igual diciendo haber encontrado a una mujer que buscaba a su bebé a mitad de la noche.

Como ocurre con la mayoría de las leyendas urbanas, hay una infinidad de variantes de la historia original. Aunque cabe mencionar que en este caso, la mayoría comparte un mismo punto definido: Así, se dice que a inicios de 1900, una mujer paseaba con sus hijos alrededor de Stow Lake cuando se cansó y decidió descansar en una de las bancas en las orillas del lago.
Al hacerlo, encontró a otra mujer y ambas comenzaron a platicar para pasar el rato. Al finalizar la conversación, la mujer decidió volver a casa y llamó a sus hijos. Volteó en busca de la carriola donde iba su bebé de meses de edad; encontrándose con que esta había desaparecido. Para desgracia de la madre, la carreola de metal había rodado por el prado ligeramente inclinado y terminó cayendo a las aguas del lago.
La mujer pasó horas buscando a su bebé, preguntándole a la gente si habían visto la carreola. Todo esto sin resultado alguno. 
La última vez que se le vio, caminaba hacia el lago mientras sus dos hijos restantes la observaban con desesperación. Jamás se le vio de nuevo, y aunque el cadáver del bebé emergió al poco tiempo, la mujer se esfumó misteriosamente en las aguas bajas del lago.
Otras versiones más oscuras dicen que la mujer incluso mató a su bebé al ahogarlo en el lago en medio de un arranque de cólera, una más dice que el bebé fue abducido o que incluso la mujer cometió suicidio al verse incapaz de criar a un tercer hijo. No importa, pues en sí la historia sigue siendo la misma; similar a lo que ocurre con La Llorona.

Desde entonces, las leyendas dicen que si se camina por las noches cerca del lago, se puede ver a una mujer descalza y con un vestido blanco que busca a su bebé perdido. El fantasma le suplica a los extraños por información de su bebé, y desaparece cuando se da cuenta de que no pueden ayudarle.
Se dice también que el fantasma puede atacar si la gente se le acerca. Una leyenda reza que se le puede invocar al repetir "dama blanca, dama blanca, tengo a tu bebé" tres veces. El fantasma aparece y pregunta si la persona en cuestión ha visto a su bebé. El contestarle que sí, ocasionará que el fantasma persiga al invocador, mientras que decir que no puede ponerla colérica y llevarla a ahogar a su víctima en el lago.
En noches de luna llena, el fantasma puede ser visto saliendo de las aguas en busca de su bebé. Y otros fenómenos reportados en las cercanías del lago incluyen autos que dejan de funcionar sin razón aparente, escalofríos, la sensación de ser observado y ataques de depresión.

La Pionera.
La Pionera.
Otro elemento de la leyenda involucra una estatua construida llamada 'La Pionera y sus Hijos'. Hecha de bronce en 1914 como un tributo a las mujeres pioneras del salvaje oeste, la Pionera fue colocada en el parque en el año 1940; y es la única estatua en Golden Gate que muestra a una mujer. 
Por los elementos, el bronce de la estatua se ha tornado de un verde sucio, mientras que una extraña mancha blanca en su rostro se debe supuestamente a algún químico o ácido arrojado a ella. Aunque hay quienes insisiten que este color puede estar ligado a la historia sobrenatural del parque. Una leyenda urbana en San Francisco dice que la Pionera está embrujada, y que puede moverse por sí sola; y que al hacerlo ha provocado las inexplicables cicatrices en el metal.
Si alguien se acerca a ella en noches con niebla o muy oscuras, podrá ver como la estatua mueve su cabeza; como si estuviese en busca de algo, y unos más apuntan que bajo ciertos ángulos de luz, el rostro de la estatua puede contorsionarse en una mueca aterradora. Hay historias de gente que se confunde al ver la estatua durante el día, pues en las noches han visto que no hay dos niños, si no que también aparece la estatua de un bebé al pie de la madre. Otros más apuntan que pueden escucharse risas de niños alrededor de ella en las noches de luna llena.

El Snallygaster.

El Snallygaster es una criatura legendaria nativa de las colinas alrededor de Washington D.C. y las regiones boscosas de Maryland, y se le describe como una especie de dragón o ave monstruosa con pico metálico, colmillos afilados y tentáculos de pulpo. Se rumora que el Snallygaster es un fiero depredador que succiona la sangre de sus víctimas.

El Schneller Geist.
Los orígenes de la leyenda empiezan en el siglo XVIII, donde se describe un monstruo conocido como el Schneller Geist entre los primeros inmigrantes alemanes que poblaron la zona. La primera variación de la leyenda habla de una sirena o arpía de rasgos demoniacos; así como un espíritu asociado con el Poltergeist y actividad fantasmal como puertas que se cierran solas, objetos que se mueven sin explicación o papeles que salen volando. 
En algún punto de ese siglo, el Schneller Geist (alemán para 'fantasma veloz') evolucionó de un espectro a la sirena y finalmente a una figura con rasgos en común con las grandes aves del trueno y los dragones europeos; y en el siglo XIX la leyenda fue resucitada brevemente para atemorizar a los esclavos que buscaban escapar por las noches.

El pánico de 1909.
A comienzos de febrero del año 1909, el condado de Frederick en Maryland recibió los ejemplares del diario 'Valley Register' de Middletown; en los cuales se hablaba del terrible Snallygaster; el cual supuestamente había sido reportado en sitios distantes como Nueva Jersey, Virginia del Oeste, Ohio y al parecer algunos puntos remotos de Maryland. E incluso se manejó que sus huellas fueron encontradas en la nieve en algún lugar de Nueva Jersey.
De cualquier manera, la bestia fue 'avistada' por primera vez por James Harding; quien la describió como un monstruoso animal volador con alas colosales, un pico largo y afilado, zarpas de acero y un ojo en medio de la frente. Dijo que hacía ruidos agudísimos, y parecía un híbrido entre un tigre, un dragón y un vampiro.
En la descripción se narra que mató a un hombre de color, Bill Gifferson, y que usó el pico para perforarle el cuello y succionarle la sangre antes de salir volando hacia las montañas.

En Virginia del Oeste, se dice que casi se llevó a una mujer de la localidad de Scrabble, y que se descubrió un huevo de la criatura; el cual se intentó incubar sin éxito alguno.
T.C. Harbaugh, de la ciudad de Casstown en Ohio, escribió una carta al Valley Register al poco tiempo de ello; narrando su encuentro con una bestia voladora que volaba en círculos sobre los bosques, y la cual contaba con una gran cabeza cornada, alas emplumadas y una cola extremadamente larga. 
En Maryland fue visto por primera vez por un hombre de color, el cual se encontraba trabajando en un horno para ladrillos en Cumberland. El hombre volvía a revisar el horno cuando se encontró a la bestia posada sobre la chimenea, dormida y sin ser afectada por el espeso humo negro que emergía del horno. Al verse perturbado, el Snallygaster lanzó un chillido ensordecedor y se fue volando.
Un cazador dijo haberle disparado en Hagerstown, se le vio en un lugar conocido como 'El Salto del Amante' y también volando en las montañas entre dos pueblos; donde se decía que fue encontrado y destruido un huevo tan grande como para contener un elefante bebé.
Los reportes del Snallygaster fueron tantos y provocaron una histeria de tamaño tal que en algún momento se mencionó que el presidente Theodore Roosevelt, famoso por ser un aficionado a la caza mayor; iba a posponer un viaje a Europa con el fin de ir en una expedición para capturar al Snallygaster.
El Instituto Smithsonian se mostró interesado en la bestia, lanzando una recompensa de cien mil dólares para cualquiera que pudiera llevar un ejemplar completo a Washington. 

Al Snallygaster se le vio por última vez en marzo de ese año, donde tres hombres la confrontaron en una estación de trenes por espacio de hora y media; hasta que el animal huyó en desbandada hacia los bosques del condado Carroll.

La bestia de Washington.
Pasaron veintitrés años para que el Snallygaster fuera visto otra vez, esta ocasión en South Mountain, al sur de Washington D.C.. Los testigos dijeron ver una criatura del tamaño de un dirigible, con poderosas alas y brazos similares a los tentáculos de un pulpo. Y aunque la criatura volaba en lo alto e ignoraba a los pobladores del valle, se generó un pánico en el cual las personas se encerraron en sus casas por temor a ser atacados.
Por las descripciones, se creyó que se trataba del Snallygaster, y que posiblemente era alguna de las crías salidas de los huevos que se reportaron en la región. Dos residentes, Charles F. Martin y Edward M.L. Lighter llamaron a los diarios locales para contar que mientras viajaban en un camión por el National Pike, vieron al Snallygaster volando por sobre su vehículo en dirección a las montañas.

El "fin" del Snallygaster.
La leyenda de la criatura llegó a su fin en una manera por decir, cómica.
De acuerdo al Valley Register, el animal volaba sobre Frog Hollow en Washington cuando fue atraído por el olor de una tina de dos mil quinientos galones de alcohol ilegal. Al volar sobre ella, la criatura terminó mareada por los vapores que salían del licor, y cayó al líquido hirviendo; donde murió. Al poco tiempo de ello, dos agentes federales arribaron al lugar y encontraron el cadáver de la vestia en la tina; el cual supuestamente volaron en pedazos con doscientos kilos de dinamita.
En realidad, el Snallygaster jamás existió.
Su existencia, al igual que como ocurre en muchos pánicos morales, se debe al trabajo imaginativo de un grupo de periodistas; en concreto el personal del Valley Register.  George C. Rhoderick y Ralph S. Wolfe, periodistas del diario, decidieron a comienzo de 1909 que lo mejor sería escribir una historia sensacionalista para entretener a los lectores y aumentar la circulación del diario.